DE AZÚCAR, MI TREN. ARONBANDA. Fotografía Paz Mateos


De azúcar, mi tren

Mirando al cielo, cogí un tren de algodón, chucu-chú-chu.
El viento de otoño, me lo voló.

Caí al mar.
Alfonsina, me habló.
Me dijo que duerme su sueño de azúcar,
Cabalgué delfines
saltaban, reían…
y de un temporal

caí fuera, lejos, en tierra, del mar, en una estación.

Este tren sí, este tren no.

Chucu-chú chu-cu-chú.

Los trenes de tierra no son de color,
no son de turquesa, no tienen sabor.
Penélope espera su tren del amor,

Este tren sí, este tren no.

El viento de otoño también la arrastró
a cielos soñados, algodón de azúcar,

Chucu-chú-cu-chú

Chucu-chú-cu-chú

cayó.

Aronbanda

Anuncios
Esta entrada fue publicada en historias del tren. Guarda el enlace permanente.