SILBAR. Javier Peñas Navarro

 

Silbar

tararear una canción para engarzarla

con otra, al tiempo que miramos el recreo

de los sueños, pegados a la ventanilla:

la vida bañada por la luz del viaje

y por la que pura e intensa emerge en nosotros,

feraz como un botón de primavera.

Es el compartimento un lugar de amistad,

si dejas que te auxilie la flexión de la charla

y en otras canciones de memoria repara

el oro de tu vida por las próximas vidas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en historias del tren. Guarda el enlace permanente.