A VECES. Javier Peñas Navarro

A veces

llegan trenes

como una tormenta no esperada

y llueven recuerdos de maletas

antiguas

y alguien viene a abrazarte

con las manos llenas

de tierra olorosa de antes

y volvemos a casa mirándolo todo

con ese frescor que dan las violetas

con esas pupilas que prestan los viajes…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en historias del tren. Guarda el enlace permanente.