Pasatiempo. Juana Godoy

Fue al sur de Granada cuando empezamos a frecuentar lugares comunes y, aún sabiendo que el amor perjudica seriamente la salud, quedé enamorada del hombre tranquilo. Vivimos días de vino y rosas. Nos quisimos como los amantes del Círculo Polar, sabiendo como sabíamos que el amor es eterno mientras dura… Pero ahora, que he dejado de vivir mi vida sin mí, aprenderé a vivirla sin él. En este momento en que nos sentimos como extraños en un tren, me acompañan, a tiempo alterno, dioses y monstruos que me elevan a la gloria y me descienden al infierno en 27 horas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en historias del tren. Guarda el enlace permanente.